» » Reducción de estómago sin cirugía

Reducción de estómago sin cirugía

Por: Romeo Fecha: febrero 9, 2015 Categoría: Reducción Comentarios: 3
Calificación: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas 3,00/5 (2 votos)
Cargando…

La reducción de estómago sin cirugía, conocida también como método POSE es una novedad técnica que representa a una opción de cirugía sin demasiadas invasiones, por lo que será más segura para tratar la obesidad y sobrepeso. Se trata de un tratamiento endoscópico sin incisiones, permitiendo reducir la capacidad del estómago para que el paciente pueda sentir saciedad, quedando su estómago limitado al ingerir cierta cantidad de alimentos.

Al no ser un sistema quirúrgico, este método se realiza a través de una endoscopia mediante la boca, por lo que no quedarán cicatrices por las incisiones. El paciente al realizarse la cirugía tendrá que tener una hospitalización para tener una mayor seguridad de posteriores daños que pueda n surgir, aunque se garantiza reincorporarse en actividad en menos de 48 horas. Esto se debe a que la invasión es mínima, por lo que es considerada con menores riesgos, recuperación rápida y poco incómodo.

¿Cómo se trata el método POSE?

Como se ha mencionado anteriormente, este sistema es totalmente endoscópico bajo una anestesia general. El proceso dura alrededor de 40 minutos, pero siempre dependerá de las características del paciente y la cantidad de suturas realizadas.

Todos los materiales en la cirugía son desechables, debido a que se introducen diversos elementos y cuando estos realizan la reducción a raves de múltiples pliegues lograrán el objetivo de saturar con anclajes la cúpula gástrica y la cara anterior del cuerpo distal. Esos pliegues al cabo de dos meses se juntan pasando a ser totalmente definitivos en el estómago, generalmente se emplean 12 suturas por paciente, de ellas 8 son para la cúpula y los otros para el cuerpo distal.

reduccion de estomago metodo pose

Después de la intervención

Cuando se ha realizado la intervención, la persona operada pasará a la salas de recuperación donde se quedará uno o dos días para poder ver el proceso y asistir al paciente en caso de dolores o complicaciones que sean derivadas de la cirugía. Después se deja salir al paciente, para que éste pueda realizar sus actividades diarias pero con cierto cuidado.

Durante el primer mes la persona deberá de seguir una dieta centrada en líquidos, luego una dieta semi-blanda  y blanda hasta llegar a la dieta sólida antes de finalizar el mes y medio a la intervención. Por lo tanto, no es aconsejable que se gane peso durante los dos primeros meses posteriores a la reducción de estómago sin cirugía.

La pérdida de eso se iniciará después de la primera semana de intervención, obteniéndose una variable de 17 kilos perdidos durante los 6 primeros meses y alrededor de 22 kilos en el primer año.

Comentar con Facebook